• Luis Miguel Romero

Ryan Gosling: Un actor de mil rostros

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Ese don divino llamado por algunos carisma y por otros “ángel” o “charme”, es una virtud que no cualquiera posee. Cuando esa cualidad se junta con un extraordinario talento histriónico, sencillez, personalidad y un enorme sex appeal, es resultado es poderosamente atractivo. Ryan Gosling es una estrella de Hollywood que encarna a la perfección estas virtudes. Por ese, el actor canadiense se ha convertido, desde hace algunos años, en una de las celebridades más populares de la industria fílmica contemporánea. Desde hace varios años, cada película que protagoniza el actor, se convierte en el foco de la atención mediática. Por ello, en este espacio hacemos un breve recorrido por su impecable trayectoria.




Ryan Thomas Gosling nació en London, Ontario, Canadá el 11 de noviembre de 1980. Es hijo de Thomas Gosling, empleado de una fábrica de papel y su madre era de Donna, de profesión educadora. Sus padres se divorciaron cuando era muy pequeño, por lo que se crio al lado de su madre y su hermana Mandi. Debido a esto, Gosling dice tener una empatía muy singular con las mujeres, una suerte de “lado femenino” muy desarrollado. Fue criado en la fe mormona, aunque no se considera muy apegado a la religión. Recibió educación de parte de su madre en casa. Tuvo que salir de la escuela por meterse en varios problemas. Le apodaban justamente “trouble”. En una ocasión, atacó con cuchillos a los chicos de su escuela, emulando una escena de la película “Rambo”.

Admiraba profundamente a Marlon Brando. Gosling desarrolló un peculiar acento, una forma de hablar muy especial tratando de emular a su ídolo. De niño, actuó en algunos eventos junto a su tío, que era imitador de Elvis Presley.


Cuando Ryan tenía 11 años de edad, fue seleccionado mediante un casting para formar parte del show de televisión de Disney “All New Mickey Mouse Club”. Alternó con figuras como Justin Timberlake, Britney Spears, Christina Aguilera, Keri Russell y JC Chasez.

Durante este periodo, la madre de Timberlake fue su tutora legal en Estados Unidos durante unos meses, pues su madre tenía que trabajar en Canadá. El y Timberlake fueron amigos inseparables en un momento de su infancia.




Después de terminar su participación en el show infantil de Disney, en 1994 Ryan regresa a Canadá. Comenzó a trabajar en shows de televisión locales como "Ready or Not" o "Are You Afriad of the Dark?". En 1998 fue seleccionado como el protagonista infantil de la serie televisiva "Young Hercules". Al cabo de algunas participaciones menores en cintas, en 2001 obtiene su primera oportunidad estelar en Hollywood con la película "The Believer", donde interpretaba a un joven neo-nazi. Su actuación atrapó la atención de la crítica. A partir de este momento, se empieza a perfilar para interpretar personajes complejos. En 2002 actuó en la cinta “Murder by Numbers” (2002),, junto a Sandra Bullock. En 2003, vuelve a interpretar a un inadaptado social en la cinta "The United Staes of Leland".


En 2004, Ryan fue elegido por el director Nick Cassavetes para estelarizar “The Notebook”. La película rompió taquilla a nivel internacional y lo introduce a las "Grandes ligas" de Hollywood. Su co protagonista fue la actriz Rachel McAdams. Ellos se odiaban, pero al finalizar la filmación, ambos iniciaron un tórrido romance que tuvo gran atención mediática, allá entre 2005 y 2008.




En 2006, Ryan obtuvo su primera nominación al Premio Óscar por su brillante caracterización de un profesor adicto en "Half Nelson". Es el segundo actor más joven en recibir dicha nominación (el primero es John Travolta). En 2007, interpretó a un hombre obsesionado con una muñeca sexual en la cinta "Lars and the Real Girl". Ryan vive uno de los momentos de mayor auge de su carrera al iniciar la década de los 2010s. Interpreta a un hombre obsesionado con un matrimonio fallido en "Blue Valentine" (2010) y luego hace suspirar a miles de personas en el mundo al mostrar su esculpido cuerpo en la comedia "Crazy, Stupid Love" (2011). En 2011 pasa a formar parte de los mitos del cine contemporáneo por su caracterización del silencioso y taciturno conductor en el thriller de acción "Drive". En 2014, el actor incursiona como director con la película "Lost River".







En 2016, el actor contiende por segunda ocasión al Premio Óscar como Mejor Actor por su actuación en el musical "La La Land". Solamente alguien con su personalidad y apostura, fue capaz de estelarizar la secuela del clásico "Blade Runner" (2017). En 2018, Gosling encarnó al astronauta Neil Armstrong en la biopic "First Man".


En 2022, Gosling finalmente vuelve al cine tras un periodo de ausencia. Es la estrella de "The Gray Man", la nueva saga de un super agente especial (estilo "James Bond"), según el estilo de Netflix. El actor también ha roto el internet (como es habitual en el con frecuencia), al interpretar a "Ken" en la próxima película basada en la muñeca "Barbie".


Además de su faceta como actor, Gosling también ha incursionado en la música. Tuvo su propia banda de rock “gótico” llamada “Dead Man’s Bones”.




Gosling es fanático de la cultura latina y activista en favor de los derechos de los inmigrantes. Se le llegó a ver participar en marchas portando la bandera de México. Dice haber aprendido a leer en español para conocer a algunos autores iberoamericanos. Su libro favorito es “El Topo: el libro de la película”, basado en la cinta mexicana homónima de Alejandro Jodorowsky. Y por si fuera poco, desde 2011, el actor mantiene una relación con la actriz Eva Mendes, con quién ha procreado dos hijas.


En 2014, sus fanáticos protestaron contra la revista “People” al no haberlo elegido como “El hombre más sexy del año”. Dicho título fue para Bradley Cooper. Y es que, según las legiones de fans que ha cosechado alrededor del mundo, Gosling no encarna el estereotipo típico del galán de Hollywood. No es "bonito". Su sex appeal destaca en gran medida por su enorme carisma. Gosling tampoco tiene un comportamiento habitual de superestrella. El actor ha preferido mantener una vida privada alejada de los reflectores y maneja una filosofía muy singular sobre su calidad de superestrella.


Ya sea por su físico, su talento o su personalidad, lo cierto es que Ryan Gosling ha pasado a formar parte de la galería de grandes actores de Hollywood. Y lo mejor parece estar aún por venir.







17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo