• Luis Miguel Romero

Rostros LGBT+: Juanjo Sainz

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Una cosa es segura: México siempre ha tenido representantes de un talento incuestionable en el mundo del arte. Hoy en día, el país cuenta con una representación muy sobresaliente en este rubro. Y no se habla de arte pasajera, de moda, de valor efímero, sino de ese arte que trasciende, que impacta, que toca emociones y que estimula sentidos. Este espacio de #RostrosLGBT+ está dedicado a uno de los artistas más destacados, genuinos e interesantes del México contemporáneo. Se trata del artista Juanjo Sainz.




Juanjo es originario de la Ciudad de México. Su padre es un empresario y músico. El artista ha expresado haber encontrado en su abuela una de sus fuentes de inspiración más importantes para acercarse al mundo del arte. Ella vivía en un rancho, rodeada de animales y con un apego y apreciación muy sólidas de las tradiciones mexicanas. Juanjo pasaba temporadas con ella y afirma quedar impresionado con esa sensibilidad que ella le transmitía.


De niño le gustaba disfrazarse. Entre sus disfraces también se le ocurría usar atuendos femeninos. Naturalmente, eso escandalizaba a las personas a su alrededor. A Juanjo le interesaba el disfraz sin pensar en el género. Desde entonces, tuvo claro el no seguir las pautas que marca la sociedad machista y heteronormada.


Juanjo estudió administración de empresas en el Tecnológico de Monterrey, pero no pudo escapar del encanto y seducción del mundo del arte. Juanjo afirma haber impresionado a su padre con un cuadro que pintó para él, donde aparecía él mismo rodeado de los artistas mexicanos más notables en un teatro. Desde ese momento, en su círculo familiar no quedó mayor duda de su talento y sensibilidad. Juanjo pulió sus conocimientos en las escuelas de Artes Plásticas de La Esmeralda y San Carlos.



En 2009, Juanjo montó su primera exposición individual en Nueva York. Desde entonces, ha presentado su arte en exposiciones individuales o colectivas en destacados recintos como el Claustro de Sor Juana, el Centro Cultural San Ángel, el Museo del Tequila y el Mezcal, el Museo Tamayo, el Centro Deportivo Israelita y el Centro Cultural de la Diversidad.



El estilo de las obras de Juanjo tiene mucho de crítica social, pero mezclado con tintes humorísticos, satíricos y de una brutal expresión. El erotismo está presente en la mayoría de sus obras, a través del desnudo y de imágenes sexuales que, lejos de escandalizar, una vez superado el impacto visual inicial, son estimulantes y sensuales, pues se abordan con la mayor naturalidad. La Historia y sus protagonistas son otra de las piedras angulares de su obra.


Una de las sagas más destacadas de la trayectoria de Juanjo, es su antología de autorretratos o selfies, donde se plasma así mismo en distintas épocas y en distintos lugares:


“Hago una conexión con una infancia difícil disfrazándome dentro y fuera del lienzo para divertir a mi niño interno, que es lo que más le gusta: disfrazarse”.

Esta serie de autorretratos también tienen la intención de ser atemporales. Al paso de los años, cuando la gente los aprecie, no sabrán, en primera instancia, a que época pertenece el autor.



Su mismo cuerpo es un vehículo más para expresarse a través del arte. El artista se ha caracterizado de mil formas y ha realizado varias exposiciones y performances en las que su cuerpo se funde con su arte pictórico.



Otra de sus colecciones más notables, son la serie de paisajes urbanos de la Ciudad de México, en los cuales el artista plasma su amor por la capital mexicana, su folclor y su simple cotidianeidad. Pocos autores han plasmado con tanta expresión y calidez aspectos aparentemente poco trascendentales que forman parte de la vida diaria de los habitantes de una metrópoli de la envergadura de la capital mexicana.


Las musas de Juanjo también forman parte vital de su obra. La vedette Lyn May, la crítica de arte Avelina Lésper y la vedette y artista plástica Terry Holiday, son algunas de sus más representativas.

Su acercamiento con Lyn May se dió en 2017, a raíz del impacto del documental “Bellas de noche” (María José Cuevas, 2016). Juanjo se sintió atraído por la personalidad de Lyn y la plasmó en una serie de retratos maravillosos. La serie dedicada a Avelina Lésper se realizó en 2018 bajo el título de “Contigo aprendí”.




Una de las exposiciones más notables en las que Juanjo ha participado con su arte es la denominada “Aid for AIDS”, la cual se montó en el Museo Soumaya de la Ciudad de México en 2015 y que tuvo como fin, como su nombre lo dice, apoyar a una causa tan fundamental como es la lucha contra el VIH / SIDA y el apoyo para quienes viven con esta enfermedad.


En 2021, Juanjo incursiona en una nueva faceta del arte: la Literatura. A pesar de haber escrito varios cuentos surrealistas en el transcurso de su vida, el artista decide incursionar formalmente en las letras, guiado por un interés no satisfecho en encontrar literatura que lo acercara al mundo espiritual y místico de la Cultura Mexica. Al no encontrarla, decidió escribirla. Así surge “El Mictlan Mi viaje por el Inframundo Mexica”, novela de contexto ficticio donde el propio autor realiza un viaje al inframundo mexica, encontrándose en diversas situaciones y aventuras que brindan al lector una descripción detallada del mundo espiritual y mitológico de los Mexicas, en un tono ligero y divertido. Curiosamente, más que un libro dedicado a la muerte, es una oda a la vida.



El autor también forma parte, con su arte y su cuerpo, de la fiesta underground LGBT+ “Pervert”, misma que relata como una experiencia para adentrarse e inspirarse en el fascinante mundo de la sub-cultura Queer mexicana y las manifestaciones más diversas de la sexualidad humana.

El arte de Juanjo ha sido una de sus herramientas vitales para alzar la voz en temas de interés para la comunidad LGBT+. El artista es una presencia perenne en el apoyo a actos en pro del respeto a la diversidad sexual.


Juanjo Sainz es sin duda, uno de los artistas contemporáneos más destacados e importantes de México. Un ejemplo fehaciente de que el arte está más vivo que nunca y que sigue siendo una herramienta poderosísima del ser humano para expresarse más allá de los límites físicos y tangibles. El arte invita a la reflexión, al análisis, divierte, estimula y mueve emociones y sensaciones de todo tipo. En el caso de Sainz, en el acto íntimo de apreciar su arte, uno se encuentra con una poderosa, erótica y sensual estimulación visual. Su obra es, literalmente, un placer para la mente, el alma y el cuerpo. Es divertida, reflexiva, expresiva y muy excitante.



JUANJO SAINZ EN LA WEB:


Facebook: @juanjosainzart

Instagram: @juanjosainz

Twitter: @SainzJuanjo


www.juanjosainz.com






23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo