• Luis Miguel Romero

Rostros LGBT+: Emmayesica Duvali

Actualizado: 24 ago

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Las mujeres trans en México aún enfrentan muchos obstáculos por vencer en la constante lucha por el respeto, inclusión y dignificación en prácticamente todos los campos de la vida. Sin embargo, nadie puede negar que han habido cambios, quizá lentos, quizá muy puntuales, pero que ya son evidentes dentro de la sociedad, que cada día tiene más claro que la diversidad sexual es una realidad que no se puede eludir, esconder o invisibilizar. Hoy en día, basta con entrar a las redes sociales o a las plataformas de contenido audiovisual del internet, o simplemente salir a la calle y ver a mujeres trans, sobre todo de las nuevas generaciones, integrándose a la sociedad, haciéndose presentes en la cotidianeidad, con la frente en alto y con libertad. Para que esto sucediera, se recorrió un camino muy largo y lleno de obstáculos y vicisitudes. Una de las tantas pioneras que ayudó a trazar y sortear este complejo camino y que, hoy en día, continúa en pie de lucha, es la mujer que homenajeamos en este espacio de #RostrosLGBT+. Se trata de la activista y vedette Emmayesica Duvali.




Emmayesica Ponce Pérez es la única hija de un matrimonio conformado por Carolina, una ama de casa y el dueño de una carnicería ubicada en el célebre Mercado de Jamaica de la capital mexicana. En su infancia, como sucede a la gran mayoría de personas LGBT+ de México y del mundo, sufrió de burlas y acoso (lo que hoy en día ya se conoce como bullying). Su adolescencia tampoco fue sencilla. Y es que Emmayesica nunca pretendió llevar una vida incongruente con lo que era. Era una mujer y decidió vivir como tal aunque la sociedad no lo aceptara. El acoso constante del que era víctima la llevó a abandonar la escuela secundaria en el segundo grado. En esa época las escuelas no estaban aptas para sobrellevar a una alumna trans.



En la década de los 1970s, las mujeres trans enfrentaban muchos peligros. Quizá ahora la misma violencia prevalezca, pero en ese entonces era una afrenta abierta. Por vestirse de mujer, Emmayesica llegó a ser arrestada por la policía. Fue víctima de abusos terribles de parte de las autoridades; fue encarcelada sin razón, torturada, rapada, violada, y todo por el "delito" de ser una “vestida” (como se le llamaba despectivamente en esa época a la mujer trans). Era la época del terror y la corrupción de una policía dirigida por Arturo “El Negro” Durazo.


Emmayesica fue una de las asistentes de la histórica primera Marcha del Orgullo LGBT+ que se realizó en la Ciudad de México en el año de 1979. Esa marcha no era un evento festivo y de gran proyección mediática como lo es ahora. Fue una protesta cívica de cuando mucho cien personas donde los que desfilaron lo hicieron con miedo a la represión y enfrentando afrentas e insultos, pero eso sí, con una gran dignidad.


La inclusión laboral para las mujeres trans en aquella época era prácticamente nula. Para protegerla, su familia evitaba que les apoyara en el negocio familiar. A inicio de los 1980s, Emmayesica consigue empleo en una tienda de la cadena Sanborn’s. Nadie se percató de su condición de mujer trans. Nadie le había pedido documentación. Cuando corría el riesgo de que lo investigaran, Emmayesica tuvo que dejar su trabajo, atemorizada que se supiera de su condición trans y de las represalias que esto pudiera generar, a pesar de su eficacia en el trabajo.



Emmayesica comenzó su carrera en el mundo del vedettismo, primero en shows travesti en Acapulco. Trabajó primero en el cabaret Tívoli y luego en el show travesti El Carrusel, donde se caracterizaba como la cantante Amanda Miguel. También trabajó durante un breve periodo en el prestigioso Gallery, uno de los shows travesti más importantes de México.



Por recomendación del bongocero Celfo Sánchez, Emmayesica comenzó a trabajar como secretaria de la vedette Rocío Álvarez “La India Bonita”, en el Teatro Apolo, uno de los más importantes recintos para espectáculos de burlesque en la capital mexicana. Por esa época, a través de un amigo que era bailarín, Emmayesica conoce a la vedette Yari Caballero y comienza a trabajar como su asistente. Posteriormente trabajó como asistente y bailarina de la vedette Rossy Mendoza. Por recomendación de Mendoza, Emmayesica tomó su nombre artístico. “Emma” ya lo utilizaba desde que comenzó su transición; “Yesica” y el apellido “Duvali”, hacen referencia a las vedettes trans Jessica Muriel y Marcia Duvali, que ya causaban sensación en la vida nocturna de la época.


Ya desde los años 1970s, algunas vedettes trans realizaban atrevidos shows de burlesque. Pero todas se habían sometido a la operación de cambio de sexo. ¿Y aquellas que no querían someterse a este proceso quirúrgico? Emmayesica fue de las primeras vedettes trans en defender su derecho de realizar shows de burlesque sin necesidad de haberse sometido a la reasignación de género. Causaba sensación, pues eran una magas a la hora de ocultar su sexo y dar shows tan espectaculares y atrevidos como las mujeres transexuales y las mismas vedettes cisgénero. Emmayesica llegó a alternar con vedettes destacadas como Lyn May, Grace Renat, Gina Montes, Gloriella, Norma Lee y Gabriela Ríos “La Ché”. Trabajó en recintos como el Montparnasse, el Afro Tramonto, el Rondinella, Teatro Garibaldi o Las Fabulosas.

Emmayesica también trabajó en proyectos teatrales masivos. Trabajó bajo la dirección de Alejandro Jodorowsky y actuó con Irma Serrano “La Tigresa” en las obras “Oh Calcutta” (1977) y “La guerra de las piernas cruzadas” (1979), en el Teatro Fru Frú.



Emmayesica también vivió el lado sombrío de la fama. Cayó en las garras del alcoholismo. Después de pasar por terribles experiencias, logró tomar el control y superar el problema. Con el apoyo de su familia, logró poner un negocio de abarrotes e iniciar una nueva etapa de su vida.


Emmayesica incursionó entonces en el mundo del activismo social. Durante dos años, formó parte del Comité IncluyeT, uno de los organizadores de la Marcha del Orgullo LGBT+ de la Ciudad de México, dentro del sub-comité de autotransportes. Eventualmente, Emmayesica ha formado parte del Comité Orgullo y Dignidad, que sigue en pie de lucha por los derechos y dignificación de la comunidad LGBT+ en México. Ocasionalmente, Emmayesica también retoma los escenarios para realizar performances con mensajes en pro del respeto y la dignidad.


En 2022, Emmayesica, junto con las vedettes Terry Holiday, Brandy Basurto y el artista César González Aguirre, crean el proyecto del Archivo de la Memoria Trans de México, un espacio virtual e itinerante encargado de preservar y difundir la historia y trayectoria de personalidades clave en la Historia de la comunidad trans mexicana.



Hoy en día, Emmayesica sigue al frente de su negocio de abarrotes y disfruta de una vida pacífica y plena. Como ella misma lo señala, es reconfortante ver que se recoge la cosecha de lo que se sembró durante años. Hoy en día, se habla de infancias trans, de matrimonios igualitarios y del cambio de identidad de género legal para las personas trans. Si mujeres como Emmayesica no hubieran tenido el valor de enfrentarse a la vida y a la sociedad, defendiendo con uñas y dientes su identidad y trabajando honestamente para sobrevivir en medio de una corriente adversa, las nuevas generaciones no gozarían de estos logros y libertades. El camino aún es largo, pero Emmayesica aún sigue a pie de lucha.


Es muy importante honrar y visibilizar el trabajo de estas pioneras de la libertad sexual de México y el mundo. Este, es un sentido homenaje a una de las más valientes y constantes de la Historia.



EMMAYESICA DUVALI EN LA WEB:


Instagram: @emmayesica


(FOTOS: Archivo Memoria Trans de México / Facebook personal de Emmayesica Duvali).






99 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo