• Luis Miguel Romero

Raffaella Carrá: Tributo a una Superestrella

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Pocas estrellas del espectáculo internacional, pueden jactarse de ser completamente versátiles y multifacéticas. Una de estas estrellas es justamente la mujer a la que haremos un breve homenaje en este espacio que hemos denominado #MujeresQueInspiran. Se trata de la mítica y legendaria actriz, cantante, vedette, presentadora, bailarina, productora e icónica diva italiana Raffaella Carrá.



Raffaella María Roberta Pelloni nació el 18 de junio de 1943 en Bolonia, Italia. Nació en el seno de una familia de clase media. Fue una estrella precoz, pues con tan solo ocho años de edad, comenzó su formación profesional en la Academia Nacional de Danzas. Un año después, el destino la lleva a encontrase, de manera incidental, con el Séptimo Arte. Gracias a un viaje a Roma con su madre y a la intervención de un amigo de la familia, la pequeña Raffaella debuta en el cine con un pequeño rol en la cinta Tormento del passato. Comienza entonces a compaginar la danza con estudios como actriz en el Centro Experimental de Cinematografía de Roma.



En 1960, la carrera de Raffaella despunta de manera formal en la Gran Pantalla. Participó en la cinta La luga notte del 43, bajo la dirección de Mario Monicelli. Hollywood hizo sonar las campanas para la naciente estrella, quien firma un contrato con la 20th Century Fox en 1965. En Hollywood actúa en la cinta El coronel Von Ryan, junto a Frank Sinatra. Sin embargo, La Meca del Cine no satisfizo sus expectativas y Raffaella vuelve a su país. Su tierra, y Europa en general, la reciben con los brazos abiertos. Apareció en un programa televisivo con Nino Ferrer y allí ganó una enorme popularidad.


Fue justo en la década de los 1960s, cuando Raffaella toma su nombre artístico oficial. Fue el director Dante Guardamagna quién le sugirió dicho nombre en homenaje a los pintores italianos Rafael Sanzio y Carlo Carrá.


La década de los 1970s, significan el boom de la carrera de Carrá a nivel internacional. Poco a poco, su imagen se proyecta más como vedette y alcanza gran éxito en la televisión italiana en la serie de programas musicales Canzonissima. Además de presentar el show, Raffaella cantaba y bailaba. Fue la primera estrella en Italia en mostrar el ombligo ante la cámara (algo censurado en esa época), y eso le llevó incluso a tener dificultades con El Vaticano. A la par de su éxito en televisión, Raffaella comenzó a hacer giras por todo el país.



Su carrera como cantante despunta también en la década de los 1970s. Su primer álbum (Raffaella), fue lanzado en 1970s. La música de Carrá también generó controversia por sus letras de contenido sexual implícito. En su música se encontraban temas que hacían referencia directa a la homosexualidad y a la masturbación. Este hecho también le impulsa a convertirse en todo un ícono y referente del colectivo LGBT+ y de la llamada Era del destape.



En 1975, Raffaella se instala en España, país donde gozaba de gran popularidad y estelariza el show televisivo La hora de Raffaella Carrá, que alcanzó popularidad internacional. Entre finales de los 1970s y principios de los 1980s, realizó una extensa gira por América Latina y en 1982 fue nombrada Reina del Festival de Viña del Mar, en Chile.




En 1988, Raffaella estelariza en Italia el programa de variedades Raffaella Carrá Show, mismo que ya contaba con la presencia de figuras internacionales. A este show le sucederá Weekend of Raffaella, que la mantuvo vigente durante los años 1990s.


Ya para la década de los 2000s, La Carrá ya estaba considerada todo un mito del entretenimiento. Fue postulada para competir en Eurovisión en 2008, y el cantante Tiziano Ferro le dedicó el tema Raffaella es mía. En sus últimos años, Raffaella continuó apareciendo de manera puntual en la televisión europea.




En su vida personal, Raffaella mantuvo varias relaciones publicitadas con el productor Gianni Boncopagni, el cantante Little Tony y con el director Sergio Japino. Se dice incluso que Frank Sinatra la cortejó cuando compartieron escena en Hollywood.



Raffaella pasó sus últimos años en su célebre casa en Monte Argentario, en la Toscana. Y allí falleció el 5 de julio de 2021, a los 78 años años de edad, víctima de un cáncer de pulmón que le afectaba desde tiempo atrás.


Raffaella Carrá fue una de las artistas más completas y versátiles del siglo XX y fue, sin duda, un referente importantísimo para el mundo del espectáculo contemporáneo. Venerada también como uno de los íconos LGBT+ más famosos de todos los tiempos, es importante honrar su vida y su carrera en este sentido In Memoriam.







1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo