• Luis Miguel Romero

Las Chicas de La Condesa IV: Pita Amor

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


eguimos haciendo un recorrido por la vida y obra de mujeres que marcaron un precedente en México. Mujeres valientes que se atrevieron a transgredir los convencionalismos de su época, en un país machista, donde la mujer estaba en segundo lugar en muchos aspectos de la vida. En esta cuarta entrega de la antología #LasChicasDeLaCondesa, hablaremos de la genial Pita Amor, la llamada undécima musa.




Guadalupe Teresa Amor Schmidtlein, nació en la Ciudad de México el 30 de mayo de 1918. Fue la menor de los siete hijos de Emmanuel Amor Subervielle y de Carolina Schmidtlein García Teruel. La familia de Pita eran ricos terratenientes de la época del Porfiriato. Poseían vastos territorios en el estado de Morelos, mismos que perdieron luego del estallido de la Revolución Mexicana. Pita era tía, por vía paterna, de la también escritora Elena Poniatowska. La familia de Pita era profundamente católica, por lo que cursó sus estudios en escuelas religiosas. Desde muy temprana edad, Pita demostró poseer un espíritu libre y una voluntad muy fuerte. Con tan solo dieciocho años de edad, Pita causó su primer "escándalo" ante la rígida sociedad de la época al convertirse en amante de José Madrazo, un rico ganadero de sesenta años de edad, con el cual mantuvo una larga relación.



Inicialmente quiso ser actriz. Comenzó trabajando en el teatro y de allí brincó al cine. Apareció en un par de películas mexicanas, sin embargo, pronto descubrió su gran pasión: la literatura. Pita comenzó poco a poco a rodearse de los intelectuales y artistas más destacados de la época, tales como Salvador Novo, Jaime Torres Bodet, Xavier Villaurrutia, Frida Kahlo, Diego Rivera, Gabriela Mistral, Pablo Picasso y muchos otros más. Sin embargo, se dice que fue el poeta Alfonso Reyes quién marcó una fuerte influencia en ella. Pita también se convierte en modelo y musa de connotados artistas de la época. Diego Rivera, Juan Soriano y Raúl Anguiano fueron algunos de los que plasmaron su belleza en sus lienzos. Quizá el más osado de todos es el desnudo total que le pintó Anguiano. Y es que Pita, era una mujer valiente, osada, libre de los complejos y ataduras morales de la época, y sobre todo, con un profundo interés por demostrar la capacidad, igualdad y el valor de la mujer en un mundo dominado por hombres.


"Desnudo de Pita Amor", por Raúl Anguiano (1948).

"Pita Amor", por Diego Rivera (1949).

Fue en 1946, cuando Pita comienza a realizar y publicar sus primeros poemas y escritos. Además de Alfonso Reyes, en las palabras de Pita se descubre la fuerte influencia de Sor Juana Inés de la Cruz, Francisco de Quevedo y Luis de Góngora. La fina palabra, elocuencia, mordacidad y evidente inteligencia y sensibilidad de Pita, le llevan a ser comparada incluso con la misma Sor Juana y comienza a ser llamada "La Undécima Musa".


Sus detractores llegaron a insinuar que la poesía de Pita era escrita en realidad por Alfonso Reyes. Pero cuando el autor falleció, en 1959, Pita continuó con su intensa actividad literaria, lo que calló la boca de los envidiosos de la época. Entre el vasto legado literario de Pita, destacan obras como "Yo soy mi casa" (1946), "Polvo" (1949), "Décimas a Dios" (1953), "Como Reina de Baraja" (1966), "El zoológico de Pita Amor" (1975), "Letanías" (1983) y "Liras" (1990), entre muchas otras más. Quizá la más genial, recordada y alabada de sus obras sea su mítica "Letanía de mis defectos".



Por desgracia, la tragedia sacudió la vida de Pita. Con 41 años de edad, decide tener un hijo del poeta Carlos Illescas. Pero al sentirse incapaz de cuidarlo, decide cederle su tutela a una de sus hermanas. Cuando el niño, de nombre Manuel, tenía un año de edad, murió trágicamente al ahogarse en una pileta de agua. Esta tragedia, trastorna por completo a Pita, sumiéndola en una depresión y alejándola de la vida pública.



En la década de los 1970s, Pita Amor reaparece. Su imagen era la de una mujer insolente, sucia, mal vestida, maquillada de forma extravagante y con evidentes síntomas de demencia senil. Era común verla deambulando por las calles de la Zona Rosa de la Ciudad de México, vendiendo poemas y dibujos o intercambiándolos por unos tragos, o bien , repartiendo bastonazos a diestra y siniestra a todo aquel que osara provocar su ira. Vivía en uno de los departamentos Vizcaya, en la calle de Bucareli, mismo que le prestaba su amigo, el arquitecto Carlos Zahib. Gracias a Zahib y a la actriz Patricia Reyes Spíndola, Pita logra resurgir de las cenizas y retoma su actividad literaria, así como también consigue retomar su prestigio. Comienza a dar recitales en el Cícero de Estela Moctezuma. También comienza a aparecer como invitada en programas de televisión y acudía constantemente a ver a la actriz Beatriz Sheridan en su obra "Las amargas lágrimas de Petra Von Kant", dedicándole después el poemario "Las amargas lágrimas de Beatriz Sheridan".



En 1996, Pita finalmente es galardonada con la Medalla de Bellas Artes. Su homenaje, organizado por Miguel Sabido, en el máximo recinto cultural de México, fue todo un suceso. El público le aplaudió de pie durante dieciocho minutos.


En sus últimos años, Pita se retira del ojo público. Falleció el 8 de mayo de 2000 a consecuencia de una neumonía. Su velorio fue muy privado y sus restos fueron incinerados. Para muchos, Pita merecía un homenaje de despedida en Bellas Artes. Y es que, probablemente, desde Sor Juana, no ha existido otra poetisa mexicana de tal envergadura.



Además de su invaluable tesoro literario, Pita Amor fue una mujer fuera de serie. Una mujer adelantada a su época; una genialidad incomprendida para los límites sociales de la época pero, afortunadamente, revalorada con el paso de los años. Y es que como sabiamente Pita Amor dijo a la actriz Ofelia Guilmáin en su homenaje en Bellas Artes:


“Nunca ha habido nadie semejante a Guadalupe Amor”



LECTURA SUGERIDA:


*Michael K. Schuessler: "Pita Amor: La Undécima musa", Ed. Aguilar, 2018.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo