top of page
  • Luis Miguel Romero

Divas: Rita Macedo

Actualizado: 11 dic 2022

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


En 2019, fue publicado uno de los libros biográficos más reveladores de los últimos años sobre una estrella de cine. Dicho libro, terminó por convertirse en un best seller al cabo de pocos meses, e incluso llegó a ser reconocido como el libro más vendido de 2020. Se trata del libro “Mujer en papel: Memorias inconclusas de Rita Macedo”, de la autora Cecilia Fuentes, publicado por Trilce en diciembre de 2019. Como su nombre lo indica, el libro saca a la luz por primera vez las memorias de la actriz mexicana Rita Macedo, quién murió trágicamente en 1993 en su casa de San Ángel, en la Ciudad de México. En este espacio de #Divas, se le hace un sentido homenaje a su fascinante vida y carrera.


Concepción Macedo Guzmán nació el 21 de abril de 1925 en la Ciudad de México. Fue hija de Miguel Macedo Garmendia y de la polémica escritora Julia Guzmán Esparza. Por parte de madre, era prima del cantante y actor Enrique Guzmán. La infancia de Rita la marcó de forma definitiva el resto de su vida. Sus padres se divorciaron apenas nació y con tan solo dos años de edad, fue internada por su madre. Pasó de un internado a otro entre México y los Estados Unidos. Cursó sus estudios de secundaria en el Colegio Williams y en el Colegio Francés de la capital mexicana. Debido a ello, Rita fue una niña tímida, introvertida y antisocial. Su relación con su madre fue fría y distante por el resto de su vida.

Cuando Rita tenía 16 años de edad, el cineasta Mauricio de la Serna compró los derechos de una novela de la autoría de su madre. El cineasta quedó impactado por el atractivo de Rita y le ofreció trabajar en el cine. Bajo el nombre artístico de "Conchita Macedo", Rita debutó en el cine en la película "Las cinco noches de Adán" (1942). Rita participa con pequeños roles en otras cintas más y en 1943, es reconocida con el premio WAMPAS, certamen promovido por Hollywood buscando talento en México.


Buscando la independencia personal, en 1943 Rita contrae matrimonio con el productor español Luis de Llano Palmer. Sin embargo, el matrimonio concluyó dos años después. Rita procreó dos hijos con de Llano: la actriz, cantante y productora Julissa, y el productor de televisión Luis de Llano Macedo. Pero en medio de su prometedora carrera, Rita no podía enfocarse en la maternidad. Julissa fue criada por sus abuelos paternos, y Luis por su abuela materna. A la posteridad, la relación de Rita con sus hijos mayores fue compleja.

Rita intentó probar suerte como actriz en La Meca del Cine, pero su paso por Hollywood fue decepcionante y lúgubre, pues más que conseguir convertirse en una gran estrella, Rita se vio inmiscuida en el mundo de la prostitución.

El anhelado reconocimiento de Rita como actriz, ocurrió en México en 1948 gracias a la película "Rosenda". Bajo la dirección del cineasta Julio Bracho, Rita realiza uno de sus trabajos fílmicos más destacados. Fue a partir de ese momento, que define su nombre artístico como "Rita Macedo".


Algunos de los trabajos fílmicos más importantes de Rita en sus primeros años de carrera son "San Felipe de Jesús" (Julio Bracho, 1949); "Duelo en las montañas" (Emilio Fernández, 1949); "Por la puerta falsa" (Fernando de Fuentes, 1950), y la cinta hollywoodense "Stronghold" (Steve Sekely, 1951).



Rita trabajó dos veces a las órdenes del afamado cineasta español Luis Buñuel en las cintas "Ensayo de un crimen" (1955) y "Nazarín" (1958). En esta última, Rita realiza una de sus actuaciones más importantes en la Gran Pantalla. Durante la llamada "Época de Oro del Cine Mexicano", Rita alternó con leyendas del cine como Pedro Armendáriz, Arturo de Córdova, Fernando Soler, Pedro Infante y María Félix, entre otros.

Entre 1953 y 1954, Rita estuvo casada en segundas nupcias con el aristócrata Pablo Palomino. Su matrimonio fue precoz debido a la violencia que experimentó en el mismo. Justamente durante ese periodo, Rita, que tenía un talento maravilloso para la costura, se asoció con el afamado diseñador Armando Valdés Peza para abrir una casa de modas en la Colonia Juárez de la capital mexicana. En dicha casa de modas, llegaron a vestirse notables estrellas de la época.



La vida de Rita cambia radicalmente al contraer terceras nupcias con el afamado autor mexicano Carlos Fuentes en 1957. Rita no solo se enamoró perdidamente de Fuentes, sino que, además, descubrió un mundo que le seducía y satisfacía incluso más que el cine: la intelectualidad. Durante su matrimonio de doce años con Fuentes, Rita vivió en distintos países de Europa y tuvo trato con la alta aristocracia de la intelectualidad mundial. Con Fuentes, Rita procreó a su tercera hija, Cecilia.


Durante su matrimonio con Fuentes, la carrera cinematográfica de Rita experimenta una declive, pero su carrera teatral se va a la alza. Hay que reconocer a Rita Macedo como una de las responsables de introducir en México el teatro de vanguardia. Rita produjo, protagonizó y adaptó montajes teatrales muy importantes. De ellos sobresalen "La mala semilla" (1955), "Anastacia" (1955), "Réquiem para una monja" (1958), "Las criadas" (1959), "Dulce pájaro de juventud" (1960) y "¡Ay papá, pobre papá! Estoy muy triste porque en el clóset te colgó mamá" (1961), entre otras. En esa época, uno de los objetivos de Rita, fue impulsar la carrera en el espectáculo de su hija mayor, Julissa.

Su vida social con Fuentes fue muy agitada. Hay varios testimonios que se recogen sobre las maravillosas fiestas que se realizaban en la casa que ambos habitaban, en donde se dice que, incluso, departieron celebridades como Jim Morrison. Sin embargo, la vida íntima con Fuentes fue complicada. Durante años, Rita aceptó, en común acuerdo, las infidelidades constantes de su marido. Finalmente, su matrimonio concluyó en 1969 y Fuentes inició su relación con la escritora Silvia Lemus.

Tras su separación de Fuentes, Rita cayó en una profunda depresión. Aún así, retomó su carrera como actriz de cine, teatro y televisión. De esta etapa de su carrera sobresalen sus trabajos en películas como "Tu, yo, nosotros" (Gonzalo Martínez Ortega, 1971), por la que obtiene el Premio Ariel a mejor actriz; "El castillo de la pureza" (Arturo Ripstein, 1973), y "Los indolentes" (José Estrada, 1979). En teatro sobresale su trabajo en obras como "El tuerto es rey" (1972), montada en España; "Flores de papel" (1973), donde realiza un semi desnudo, y "La muchacha sin retorno" (1975), entre otras. Rita también fungió como diseñadora de vestuario de numerosos montajes producidos por sus hijos.


En los 1970s y 1980s, Rita trabajó en numerosas telenovelas de la cadena Televisa, la mayoría producidas por Ernesto Alonso. En sus últimos años, trabajó con su hijo, el productor Luis de Llano Macedo. Produjo en el programa cultural "Videocosmos" (1983-1991) y fue co-guionista de la telenovela "Baila conmigo" (1992). Su última telenovela como actriz fue "Alcanzar una estrella" (1990), bajo la producción de su hijo Luis.



El último proyecto de Rita era la publicación de sus memorias, mismas que escribía con la ayuda de su hija Cecilia. Probablemente el repasar su vida, agravó aún más su depresión. Rita ya había hablado en el pasado de su intención de quitarse la vida. El 5 de diciembre de 1993, Macedo se quitó la vida en su casa en la calle Galeana, en el barrio de San Ángel, Ciudad de México. Aunque la actriz dejó una carta de despedida, nunca pudo saberse el contenido de la misma, pues esta desapareció en los eventos de su muerte. Rita fue incinerada y sus restos originalmente se colocaron en una capilla junto a los de su madre. Eventualmente, su hija Cecilia esparció parte de sus cenizas en algunas de sus ciudades favoritas.

A partir de la muerte de Rita, su hija Cecilia decidió concluir sus memorias utilizando como base la enorme cantidad de cartas que su madre poseía, mismas que le fueron escritas por Carlos Fuentes. La tarea de Cecilia fue apoteósica. Terminar este proyecto, que fue quizá la última ilusión que su madre tuvo en vida, fue una verdadera odisea. Se enfrentó a cuestiones y reproches familiares, tuvo que esperar a que algunos de sus protagonistas “se fueran de este mundo”, se enfrentó al monstruo de los copyright y derechos de propiedad y a la indiferencia de editoriales que le decían: “ya nadie se acuerda de Rita Macedo”. Y ahora, Rita Macedo y su trágica historia han vendido centenares de libros. Paradojas de la vida.


En el libro, Rita y Cecilia muestran una mirada profunda al México de la época, sobre todo al mundo del espectáculo, a esa “Época de Oro” de la cinematografía mexicana, de la cual Rita fue una de sus grandes protagonistas. En el libro hay unas anécdotas deliciosas sobre actores, directores y otras figuras de la época. Punto y aparte su relación con Fuentes, que nos hace bajar del pedestal a uno de los grandes de las letras mexicanas, mostrándolo simplemente como un hombre, lleno de virtudes, pero también de muchos defectos. Humaniza a un “ídolo”, algo muy complicado en nuestro México, muy acostumbrado a deshumanizar a figuras históricas o artísticas.

A pesar de la dura franqueza con que Cecilia y la misma Rita relatan su vida, se nota el profundo amor que Cecilia sintió y aún siente por su madre. Cumplió su última ilusión. Saldó una cuenta pendiente con ella.

Esta es la vida de Rita Macedo, una actriz con trayectoria notable en el espectáculo mexicano, pero también es la vida de una mujer como cualquier otra, con defectos, debilidades y errores. Fue una mujer de carne y hueso, que veía y vivía la vida como una tragedia teatral. Más bien fue una "Mujer en papel".

Rita y su hija Cecilia Fuentes.

LECTURA SUGERIDA: *Rita Macedo / Cecilia Fuentes: “Mujer en papel: Memorias inconclusas de Rita Macedo”, Trilce Ediciones, 2019.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page