• Luis Miguel Romero

"Carmilla": La reina de las Vampiras Gay

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Por algún extraño fenómeno, las historias de vampiros, esas criaturas nocturnas de los cuentos de terror, siempre han tenido un feeling muy especial en la comunidad LGBT+.


Seguramente viste la película "Interview with the Vampire" (1994) y te provocó morbo y fantasía imaginar una escena apasionada entre Brad Pitt y Tom Cruise. Pues bien, esta fascinación especial del colectivo LGBT+ por la onda vampírica, probablemente encuentre su origen en la novela gótica "Carmilla".






"Carmilla" es una novela escrita por el irlandés Joseph Sheridan Le Fanu (1814-1873) en 1872. Muchos no lo saben, pero "Carmilla" es anterior al célebre "Drácula" de Bram Stoker. Por ello, muchos la consideran como la madre de todas las novelas sobre vampiros de la literatura universal.


La novela cuenta la historia de "Laura", una joven hija de un acaudalado caballero británico. Un día, "Laura" conoce a "Carmilla", una misteriosa joven que es rescatada de un accidente y llevada a vivir con la familia luego de que su misteriosa madre se la encarga al padre de "Laura". "Laura" y "Carmilla" se vuelven inseparables. Su amistad tiene una inclinación fuertemente erótica que ambas no pueden disimular. "Laura" se siente fascinada por "Carmilla" a pesar del extraño comportamiento de la joven. Las sospechas de "Laura" sobre "Carmilla" aumentan luego de que descubre un retrato de una de sus ancestros: la condesa "Mircalla de Karnstein", que luce exactamente idéntica a "Carmilla". "Laura" comienza a tener terribles pesadillas y visiones. En una de ellas, puede ver a "Carmilla" parada frente a su cama con su camisón bañado en sangre. "Laura" cae gravemente enferma mientras extrañas marcas aparecen en sus senos.



"Laura" y su padre viajan a la vieja aldea de la familia Karnestein. En su viaje conocen a un hombre, el "General Spielsdorf", quién les cuenta la historia de su hija "Bertha", quién luego de tener trato con una joven llamada "Mircalla", comenzó a manifestar los mismos síntomas y trastornos nocturnos que "Laura". "Mircalla" resultó ser una vampira.


"Carmilla" finalmente se aparece en la aldea. Cuando el "General Spielsdorf" la ve, inmediatamente la ataca con un hacha. "Carmilla" y "Mircalla" son la misma persona.


Aparece entonces el "Barón Vordenburg", célebre cazador de vampiros de la región. "Vordenburg" y "Spielsdorf" combaten a "Carmilla"...



El autor delineó perfectamente la personalidad de "Carmilla" y su relación con "Laura". Efectivamente entre ellas existe una relación lésbica. De manera fina y elocuente, el autor describe detalladamente los encuentros amorosos entre ambas jóvenes. De allí el hecho de que "Carmilla" sea considerada la reina, por excelencia, de todas y todos los vampiros LGBT+ que existen en la ficción, desde "Lestat", el protagonista de "Interview with the Vampire" de Anne Rice, hasta vampiras contemporáneas como la heroína de cómic "Vampirella" y "Morrigan", de la saga de videojuegos "Darkstalkers".



"Vampirella"

La historia de "Carmilla" ha sido fuente de inspiración de películas, comics y hasta de canciones. Entre las adaptaciones fílmicas más célebres de la novela se encuentran una cinta francesa dirigida por Roger Vadim en 1960 ("Y morir de placer"), hasta una versión protagonizada por Christopher Lee en 1963 ("La cripta del vampiro"). La versión más fiel es la cinta británica "The Vampire Lovers" (1970). Hasta en México, el director Juan López Moctezuma se inspiró en "Carmilla" para la película de terror gore "Alucarda" (1978).



"Carmilla" es considerada como un símbolo para el colectivo lésbico a nivel internacional.


En su época fue considerada todo un tabú. Era la época victoriana, un periodo de la historia caracterizado por su represión sexual y criterios sumamente moralinos.



"Morrigan", de "Darkstalkers".

Ese toque de sensualidad, inocencia y romance que envuelve la relación entre las protagonistas es considerado por el colectivo lésbico como una representación ideal del homoerotismo femenino.




Si tienen oportunidad, no dejen de leer "Carmilla". No es un libro solo para fanáticos del género, ni tampoco es una lectura lésbica. Es un buen clásico de la literatura universal que todo tipo de público tiene que apreciar.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo