• Luis Miguel Romero

Aretha Franklin: La Reina del Soul

Publicado en alejandrabogue.com (10/09/2021).

https://www.alejandrabogue.com/post/aretha-franklin-la-reina-del-soul


Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


En agosto de 2021, se estrenó la biopic Respect, dirigida por Liesel Tommy, protagonizada por la actriz y cantante Jennifer Hudson y basada en la vida de la legendaria cantante estadounidense Aretha Franklin, la “Reina del Soul”. La película ha sido favorablemente acogida por el público y la crítica y ha puesto bajo el reflector el maravilloso legado musical de Franklin. De esta manera, este espacio titulado #TributoALosGrandes, queremos dedicarlo a la vida y obra de la legendaria cantante.




Aretha Louise Franklin nació el 25 de marzo de 1942 en Memphis, Tennessee, Estados Unidos. Hija de Clarence LaVaughn Franklin, un predicador de la iglesia bautista, y de la cantante de góspel Barbara Siggers. Cuando Aretha era una niña, la familia se instaló en Detroit, Michigan. Sus padres se separaron cuando Aretha era muy pequeña debido a las infidelidades de su padre. Su madre se dedicó a su carrera como cantante y murió de forma precoz de un ataque al corazón, por lo que Aretha y sus hermanos crecieron bajo el cuidado de su abuela paterna. Aretha era una niña prodigio. Poseía una gran capacidad vocal desde la infancia y gustaba de cantar en fiestas y durante los sermones de su padre en la iglesia. Debido al respetado rango de su padre dentro de su iglesia, Aretha se rodeó desde niña de celebridades como Mahalia Jackson, Ella Fitzgerald y Dinah Washington, así como por el ministro y activista Martin Luther King.


Un aspecto un tanto sombrío de la infancia de Aretha fueron sus maternidades precoces. Fue madre con tan solo 12 años de edad; a los 14 años engendró a su segundo hijo. El padre supuestamente fue un compañero de la escuela, aunque recientemente, el testamento de Aretha reveló que el padre de su segundo hijo era un hombre que visitaba su casa y la iglesia de su padre. Aretha siempre evadió hablar públicamente sobre su maternidad a tan temprana edad.



Tras la muerte de su madre, su padre comenzó a manejar su carrera como cantante profesional del género góspel. En 1956, lanzó su primer sencillo con la disquera JVB Records. Muy a pesar de su padre, en 1961 se muda a Nueva York decidida a alejarse un poco del góspel e incursionar en la música secular. Firmó con Columbia Records y lanzó algunos sencillos que comenzaron a otorgarle reconocimiento en la industria musical. En 1961 contrajo matrimonio con Ted White, quién sucede a su padre como su manager. En 1966 se muda a Atlantic Records, y bajo la batuta del productor Jerry Wexler, lanzó el sencillo I Never Loved A Man, el cual se convierte en todo un suceso en la radio y comienza a posicionarla como la nueva estrella del soul. Aquí comienza toda una serie de éxitos musicales que, hoy en día, son consideradas auténticas joyas de la historia de la música: Respect, A Natural Woman, Chain of Fools, Ain’t No Way y Spanish Harlem, entre otros.






A la par de su carrera musical, Aretha continuó apoyando activamente movimientos activistas en favor del respeto y los derechos de la comunidad afroamericana. Estuvo presente con su voz en mítines y marchas y cantó en el funeral de Martin Luther King. Por desgracia, su vida personal estaba en crisis. Su matrimonio con Ted White llegó a su fin en 1969, en medio de acusaciones de Aretha de violencia doméstica. Mantuvo entonces una relación de varios años con su manager Ken Cunningham. Durante este periodo, Aretha también sufrió de problemas de alcohol y drogas, de los cuales se liberó con el apoyo de la música. Esto la llevó a retomar el góspel y en 1972 lanza a la venta el álbum Amazing Grace, que se convertiría en el álbum más vendido de su carrera.




En los próximos años, Aretha continuó vigente en el mundo de la música. En 1980, firmó con la disquera Arista Records. En ese mismo año, debutó como actriz en la película The Blues Brothers. Gozó de notables sencillos exitosos, destacando duetos con artistas como Eurythmics y George Michael, sin olvidar su polémica actuación en el concierto Divas Live, de la cadena VH1, donde compartió escena con otras divas de la música y en donde tuvo un “altercado musical” en el escenario con la cantante Celine Dion cuando esta “osó retar a la reina” en un duelo de voces. Se mantuvo vigente en la música prácticamente hasta el final de su vida. Incluso en 2012 realizó su propia versión de éxitos contemporáneos (como Rolling in the Deep, de Adele). Un momento cumbre fue su participación en la toma de protesta del presidente Barack Obama en 2008. Fue un acto simbólico la presencia de la legendaria Miss Franklin, activista de los derechos de las personas afroamericanas, en la toma de poder del primer presidente de color de la historia de los Estados Unidos, aunque algo que quizá muchos ignoran es que Aretha también apoyó discretamente eventos y fundaciones para causas como las personas indígenas nativas americanas.



En su vida personal, Aretha se casó por tercera ocasión en 1978 con el actor Glynn Turman, de quién se divorció en 1984. En 1979, su padre fue baleado a quemarropa y Aretha volvió a Detroit para ayudar en su cuidado, hasta que este murió en 1984.



Aretha llegó a convertirse en una estrella de fama internacional. Se presentó en los escenarios más importantes del globo y cantó para celebridades como la reina Isabel II de Inglaterra o el Papa Francisco.



En 2010, Aretha comenzó a sufrir ciertos problemas de salud. Se habló entonces de un cáncer de páncreas, aunque la situación se manejó en medios de manera muy discreta. Aún así, logró recuperarse y retomar su carrera. Sin embargo, la gran diva sufrió una recaída a causa de esta enfermedad en 2018. La Reina del Soul falleció el 16 de agosto de 2018 a los 76 años de edad en su casa de Detroit. Fue sepultada en el cementerio Woodlawn, en esa misma ciudad.



El legado musical de Aretha Franklin es invaluable. Fue la primera mujer en ser inducida en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1987; ganó 18 Grammys a lo largo de su carrera; en 2010, la revista Rolling Stone la declaró como la artista más grande de todos los tiempo; en 2005, se le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad, el reconocimiento más alto que otorga el gobierno estadounidense a uno de sus ciudadanos. Esto, solo por mencionar algunos de los cientos de reconocimientos otorgados a la artista, tanto en vida, como de manera póstuma.



Si tienen la oportunidad, no dejen de echar un vistazo al biopic Respect, pero sobre todo, se recomienda ampliamente acercarse al legado musical de Aretha Franklin. Es un regalo para el alma.





3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo